Última Hora

Una mujer con espíritu empresarial reconoce que fue su padre quien le despertó la habilidad de hacer maravillas con el cuero.

Hoy sus bolsos brillan en el extranjero.

En medio de cortes de cuero, agujas, pegamento, una máquina de coser, y una luz que ilumina el camino del corte, doña Ana Lía Najar se emprende a diseñar y terminar su nuevo bolso… que pronto se lucirá en la calle.

Ella menciona que fue gracias a su padre que desarrollo una habilidad y un talento de crear, idear y diseñar.

Sus diseños ya viajan por el mundo, gracias a su calidad  y al esmero que pone en cada detalle, en cada corte y color que imprime.

No tiene fronteras, en su vida se ha puesto retos grandes para superarlos y sonreír, en cada uno de los productos dice que viaja el cariño y amor por emprender y por tener ese espíritu empresarial que busca compartir con todos.

Un arte, un diseño diferente todos los días, un amor y pasión por mejorar y crecer.

Vea el espíritu empresarial de esta mujer luchadora en el video adjunto.