Última Hora

Contenido comercial

El pasado viernes 29 de octubre, se develó el Monumento a la Independencia de nuestro país “Costa Rica Victoriosa”.

El país no contaba con una obra que hiciera honor a su vida independiente y por este motivo, en conmemoración del Bicentenario, Mucap realizó la donación como agradecimiento a todos los costarricenses por su confianza y preferencia durante más de 50 años.

La imponente obra de arte, de casi 12 metros de altura, fue colocada en la Plaza Mayor de Cartago, debido a que fue en este lugar donde se firmó el acta de la independencia de Costa Rica hace 200 años, además, este sitio es patrimonio nacional.

“Al percatarnos de que Costa Rica no tenía un monumento para conmemorar su Independencia, aceptamos el reto que nos planteó la Municipalidad de Cartago de hacer la donación de la obra, lo cual hoy nos honra y enorgullece. Además, este proyecto calza a la perfección con nuestros programas de responsabilidad social empresarial, que trascienden el giro de nuestro negocio y nos permiten influir positivamente en la sociedad en general”, indicó Eugenia Meza, Gerente General de Mucap.

Sobre la obra y el artista

Ángel Lara es el escultor costarricense que dio vida a “Costa Rica Victoriosa”, quien desde los once años se dedica a esculpir y cuenta con obras a lo largo del mundo en países como Australia, Rusia, Alemania, Corea del Sur y Estados Unidos.

Este monumento tardó tiene meses en estar listo. Su base inicia con un anillo en granito volcánico, piezas milenarias extraídas de las faldas del Volcán Irazú y talladas por los canteros de Cervantes de Cartago.

La figura humana es en acero inoxidable estructural, permitiéndole una capacidad de resistencia mayor y asegurando su calidad durante largos años sin importar las condiciones climáticas.

Lara describe esta escultura como un homenaje y un elogio a la libertad. Representa a la madre patria, a la madre tierra, a la independencia y a la libertad. Se levanta con mucha fuerza porque el país inició sus primeros pasos desde el sector agrícola. Su cara mira hacia la bandera nacional y su cuerpo muestra una rotación, lo cual representa el momento mismo en el que se firma la Independencia y permite que los costarricenses tomen su propio camino. Sus alas reflejan la unión de todas las personas que habitan Costa Rica y hacen que el país se levante día a día.