Última Hora

El ministro de Comunicación, Agustín Castro, dijo que no están sorprendidos por la baja calificación que obtuvieron el presidente Carlos Alvarado y el Gobierno en la más reciente encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP-UCR) revelada esta semana.

Según la encuesta de opinión, un 66% de la población valora como negativa la gestión de Alvarado y esta es la peor nota recibida por el mandatario desde que llegó a la silla presidencial en el 2018. Además, es la valoración más negativa, después del 67% de desaprobación que obtuvo la presidenta Laura Chinchilla en el 2013.

“Lo que estamos viendo es el impacto de la pandemia sobre las personas. No se puede decir que nos sorprende…. Claramente esto tiene un impacto negativo sobre las personas y las familias y no puede sorprenderse nadie que eso se traslade en una valoración negativa”, expresó el ministro.

Según Castro, los resultados negativos son reflejo de los efectos que la pandemia ha tenido en la desaceleración económica y el aumento del desempleo, por lo que además no es posible atenderlos desde la comunicación.

“La comunicación no es una magia. Si usted pierde su empleo no hay comunicación en el mundo que la convenza de que no lo perdió. Es decir, hay una realidad y las personas viven en esas realidades”, agregó.

Castro también fue claro al decir que el Gobierno no está preocupado en cambiar esa valoración negativa.

“Eso no nos preocupa por el tema de la valoración, nos preocupa el problema de fondo. El punto fundamental es que esa no es la preocupación, es entrarle al problema de fondo y ya una vez que le entre, pasar lo que tenga que pasar con la valoración para donde sea”, agregó el jerarca.

"Atender esos problemas podrá o no podrá incidir en la valoración, pero no puede vivir para las encuestas. Usted no puede tomar una acción y decir esto me va a dar "X" en una encuesta. No, usted lo que tiene que hacer es tomar los problemas de fondo y dejar que de lo otro se encargue el tiempo", aseguró.

Sumado a esto, dijo que los malos resultados no necesariamente afectarán la confianza de los sectores para avanzar en el diálogo multisectorial. “Generar confianza con los sectores no necesariamente se traduce en que usted tenga un efecto en una encuesta”, finalizó.