Última Hora

La Mesa Patriótica, conformada por la Defensoría de los Habitantes, el Colegio de Médicos, la Unión Costarricense de Cámaras y la Iglesia Católica, continúa insistiendo en el adelanto de la segunda dosis de Pfizer, tal y como lo recomienda la casa farmacéutica que produce estas vacunas.

Según indicaron los voceros, las denuncias de diferentes ciudadanos los llevaron a investigar, de nuevo, las opciones para acelerar la vacunación. 

En el caso de la vacuna de Pfizer piden que se pase de 8 semanas, como está actualmente, a 21 días o cuatro semanas. En el caso de AstraZeneca, por otra parte, sí se recomienda esperar hasta las ocho semanas. 

También se refirieron a la opción que han empezado a aplicar algunos países, de mezclar las dosis de vacunas; por ejemplo, recibir la vacuna de AstraZeneca como primera dosis, seguida de una segunda dosis de una vacuna diferente, como la de Pfizer. Sin embargo, los voceros señalan que, ante la poca información científica sobre el tema, se debe acudir a esta opción como un último recurso. 

"Llama la atención de la Mesa Patriótica la falta de criterio de urgencia en la vacunación de la población en el país y del manejo de un plan de vacunación, que carece de rigor técnico-científico para asegurar la protección de las personas más vulnerables", indicó el sacerdote Edwin Aguiluz.

Insisten, además, en que se debe proteger al personal sanitario y priorizar una colocación de una tercera dosis contra el COVID-19. Aseguran que, por estas y otras razones, Costa Rica ha avanzado tímidamente en la inoculación si se compara con países de la región como Canadá, Chile o Uruguay.

"La atención de la pandemia ha sido deficiente debido a que no hay una estrategia articulada y no existe interés del Gobierno de gestionar acciones conjuntas con algunos sectores integrantes de la Mesa Patriótica", añadió.

Los representantes externaron su dolor y solidaridad a las personas que han perdido familiares a causa del virus, y los que se encuentran en los hospitales saturados.

"Es preocupante el colapso hospitalario que compromete no sólo la vida de los portadores del SARS-CoV-2, sino también de los costarricenses que requieren de la atención de servicios médicos y hospitalarios a favor de su salud", comentó Aguiliz.

El sector privado insistió en brindar su apoyo para la vacunación de la población contra el coronavirus.

Youtube Teletica