Última Hora

Tras su recuperación, el manigordo hembra que fue operado para reconstruirle la mandíbula podría volver a vivir en libertad.

Pero antes tendrá que aprender a cazar con ayuda de varios expertos.

La evolución de “Alik” tras la cirugía es positiva.

Será hasta dentro de varios meses cuando se determine si podrá ser liberada o si tendrá que vivir en cautiverio, primero es necesario analizar su comportamiento.

La manigordo de ocho meses fue agredida con un tubo al ingresar a un gallinero en Turrúcares de Alajuela y le fracturaron la mandíbula.

Se recupera en el Refugio Herpetológico de Santa Ana, donde hay otro manigordo llamado “Oleg”, pero él tiene que vivir en cautiverio.

La operación de Alik duró dos horas y media, seis profesionales le reconstruyeron la mandíbula utilizando tornillos y platinas, gracias al trabajo conjunto y donaciones recibidas.