Última Hora

El expresidente Luis Guillermo Solís compareció ante los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público y desmiente que haya un hueco fiscal en el presupuesto 2018 y lo califica como “faltante presupuestario”.​

Así se refirió el exmandatario al faltante de más de 900.000 millones de colones para cubrir los gastos gubernamentales de este año, el cual fue llamado a explicar este jueves.

Solís explicó lo sucedido de la siguiente manera.

“La emisión de deuda de corto plazo de finales del 2017 se explica por el problema estructural de la economía, el cual fue agravado por declaraciones irresponsables de políticos que provocaron un ambiente de incertidumbre entre inversionistas dispuestos a prestar al Gobierno $1.500 millones, según las reglas de nuestro país, a 10 años plazo para atender las necesidades de diciembre del 2017.

“Al resultar infructuosas estas negociaciones, fue necesario acudir a inversionistas locales que cobraron altas tasas de interés con apenas 12 meses para pagar. Eso nos obligó a modificar partidas de pagos de deudas del largo plazo al corto plazo, sin que ello – esto debe decirse muy claramente – profundizara la deuda ya existente”.

Además, aprovechó para afirmar “categóricamente que nunca hubo acción, orden, solicitud o sugerencia alguna de ocultar, evitar o posponer el envío de un presupuesto extraordinario por razones político-electorales”.

Consultado sobre la razón por la cual decidió no alertar sobre lo que califica como “faltante presupuestario”, Solís señaló que no se pudo realizar la solicitud de un presupuesto extraordinario ya que no se pudo conocer el monto exacto.

“En cuestión de cinco meses se barajaron al menos siete cifras diferentes del faltante, con diferencias de hasta 225.000 millones”, dijo Solís, antes de añadir que “en esas condiciones era imposible para el Ministerio de Hacienda presentar una solicitud de presupuesto extraordinario”.

Solís también explicó en varias instancias ante las preguntas de los diputados que “que los nuevos cargos contaron desde el segundo día de gestión con la misma información con la que acabó mi Gobierno, lo cual es lógico dado que Hacienda mantiene prácticamente el mismo equipo de trabajo técnico y administrativo de la pasada Administración”.

“Manejo heroico” de las finanzas.

Varios diputados aprovecharon su tiempo para hurgar en el manejo que realizó el gobierno de Solís de las finanzas estatales.

“Desde antes de ser Gobierno indiqué que el país sufría situación fiscal gravísima; hicimos todo para solventarla y cuando la situación alcanzó niveles complejos esa fragilidad aumentó mucho; nos abocamos a resolverla”, se defendió Solís.

El mandatario señaló puntos como que “en el 2016 logramos bajar el déficit fiscal por primera vez en 5 años, ubicándolo en 5.2%”.

“Siempre actuamos con responsabilidad y diligencia pensando en el interés superior del Estado y con el objetivo de impedir que la población llegara a ser afectada por una eventual crisis económica que venía creciendo lentamente desde varias administraciones atrás”, añadió el exmandatario.

Al finalizar su comparecencia Solís calificó de "poco seria" la iniciativa de varios legisladores de pedir al Ministerio Público que investigue lo que ellos consideran un "hueco fiscal" que -dicen- "no se informó".