Última Hora

El líder sindical de la Fuerza Pública, Minor Anchía, aseguró que el asalto de este sábado a la Academia Nacional de Policía en Guápiles era un riesgo que se venía advirtiendo desde hace meses y que lo mismo podía suceder en muchas otras delegaciones del país.

Anchía, presidente de la seccional de ANEP, aseguró que ellos esperaban un golpe de este tipo pero “nunca en una academia”, lo que refleja el nivel de irrespeto que hay ya en la delincuencia para con la Fuerza Pública.

“Esto es algo que se ha venido señalando, nadie puede decir que es nuevo, se ha venido tratando de hacerle ver a la administración los riesgos, que falta personal, que hay que cambiar turnos, que las delegaciones no pueden ser lugares sin una malla perimetral, que muchas delegaciones no tienen armería, que las armas del Estado están a merced del hampa.

“Pero bueno, tal vez con este golpe vean que no es majadería de nosotros sino una realidad. Lo que sí es cierto es que golpearon por donde veíamos que era menos posible, por una academia que es un sitio más seguro, más protegido. Pero si pudieron ahí imagínese en una delegación de esas que tienen orden sanitaria”, dijo Anchía.

El dirigente aseguró que el golpe duele porque refleja las carencias y el avance de la delincuencia en el país contra un cuerpo policial lleno de carencias.

“Hay que poner las barbas en remojo, este podría ser el comienzo de una serie de hechos que pongan en riesgo la seguridad común, la seguridad ciudadana pero también de nuestros policías, que vengan a debilitar más la situación de manejo de armas del mercado negro y que además son armas del Estado que es lo más lamentable.

“Esto refleja que la delincuencia ya no siente ningún respeto ni temor por la Fuerza Pública, lo que más nos preocupe es que esos compañeros que amordazaron ayer perfectamente pudieron haber sido asesinados”, dijo.

El asalto a la Escuela Nacional de Policía es investigado por el Organismo de Investigación Judicial y el mismo Ministerio de Seguridad, precisamente ante situaciones como el poco personal presente durante el golpe y la ausencia de sistemas de vigilancia en un lugar que resguarda armas.

El viceministro de Seguridad, Luis Carlos Castillo, confirmó ayer este fin de semana “sucedió algo particular” con la cantidad de oficiales presentes en la academia, pues a todos los estudiantes se les dio libre.

“Eso es una cortina de humo, eso lo dicen para enredar a la gente, a ustedes los medios, porque los que están libres son los estudiantes, no es el personal de vigilancia que pudo haber hecho algo ayer. La realidad es que hay problemas que deben ser investigados”, reclamó Anchía.

Los delincuentes, que aún son buscados, sustrajeron 10 carabinas Sig Sauer, 15 pistolas Beretas, seis chalecos antibalas, cargadores y munición así como tres radios de comunicación interna.