Última Hora

La "laguna" financiera generada por una presunta malversación de fondos investigada por las autoridades judiciales sería de 78 mil millones de colones.

Para lograr esa desviación de fondos, destinados originalmente a unos proyectos y utilizados luego para beneficiar a otros, se habrían pagado sobornos y entregado dádivas que contemplaban dinero en efectivo, carros o terrenos.

Asi lo externó el director del OIJ, Wálter Espinoza, en una amplia declaración brindada esta mañana poco después de iniciar un megaoperativo que busca detener a unas 33 personas, entre ellas 19 funcionarios públicos. (Ver video adjunto)

El jerarca policial indicó que este megaoperativo contempla allanamientos en 57  puntos, 14 de estos ubicados en instituciones públicas, así como 21 casas de habitación.

Inicio de la investigación

"Es un caso complejo que abordamos desde inicios del año 2018" aseveró Espinoza.

En ese entonces, unas personas denunciaron a "un grupo de funcionarios  públicos que estaban irregularmente favoreciendo a algunas empresas y que dichas empresas tenían el monopolio de las adjudicaciones  porque contaban con un apoyo de los funcionarios públicos".

El jerarca recalcó que lo que se investiga es un esquema de sobornos o regalías, que se dieron por parte de esas empresas a los funcionarios que les ayudaban. Esas dádivas habrían sido dinero efectivo, carros, terrenos y favores de todo tipo.

Al desviarse recursos para un proyecto y destinarlo a otro se podría estar retrasando el primero y aumentando el costo total de la inversión pública necesaria, al mismo tiempo que genera un desbalance financiero.

Ese laguna financiera es la que Espinoza consideró inicialmente en 78 mil millones de colones.