Última Hora

Por las venas de Allan Lizano corre la sangre de 1.350 costarricenses que, sin saberlo, hoy lo mantienen con vida.

Este vecino de Coronado de 32 años padece desde hace 20 un extraño tipo de anemia que lo obliga a recibir transfusiones de sangre todas las semanas.

“Vengo todas las semanas y lo mínimo que me ponen son dos bolsas de sangre cada vez, aunque, algunos días he llegado muy debilitado y he necesitado tres bolsas de 500 mililitros.

“Agradezco desde lo más íntimo de mi ser a las 1.350 personas, que, sin conocerme, me han donado su sangre O- para que yo siga con vida”, aseguró.


Lizano es uno de las 39.000 personas que solo en el 2019 recibieron una transfusión de sangre en alguno de los centros médicos de la Caja Costarricense de Seguro Social. Ese año el total de transfusiones alcanzó las 113.500, pues muchos de los pacientes, como Allan, se someten continuamente a estos procedimientos.

Para suplir esa demanda la Caja necesita al menos 78.000 donantes por año.

“Hoy quiero agradecer profundamente a todas las personas que desinteresadamente toman un autobús, su carro o caminan largas distancias para donar su sangre. Mi agradecimiento sentido, fraterno y de reconocimientos a estas bonitas prácticas. Historias como la de Allan son la mejor paga y el mejor aliciente al esfuerzo”, aseguró el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya.

En el país existen 30 bancos de sangre. Si desea donar puede acercarse a cualquiera de estos, preguntar directamente a la institución o bien acercarse a su centro de salud más cercano para enterarse cómo hacerlo.