Última Hora

Durante dos años Ingrid Ramírez, de 19 años de edad, dejó de ir al colegio porque a su familia no le alcanzaba la plata.

La Asociación Meriendas y Zapatos conoció su caso y de inmediato hicieron lo posible para que regresara a las aulas.

Ella no lo desaprovechó. Fue el segundo mejor promedio de bachillerato del Liceo de San José.

Además, obtuvo un alto puntaje en el examen de admisión de la Universidad de Costa Rica y ahora podrá cumplir su sueño de estudiar Contaduría.