Última Hora

El jefe del OIJ de Liberia, Bernardo Solano Díaz, quedó libre y sin ninguna medida cautelar.

Así lo confirmó la oficina de prensa de la Fiscalía, que además agregó que el funcionario continúa en calidad de imputado en una causa por conducción temeraria, ya que estaba ebrio.

Al jefe policial lo investigan también por el aparente atropello de una mujer de apellido Hernández, hecho ocurrido la noche del domingo en La Uruca.

Solano se dio a la fuga y se entregó minutos más tarde en la delegación de la Fuerza Pública de Santa Ana.

Según la Fiscalía, Solano fue dejado en libertad debido a los fuertes arraigos procesales que posee.