Última Hora

El régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) colapsaría en 2044 incluso llevando adelante la reforma planteada por la Caja Costarricense de Seguro Social.

Así se desprende del análisis que hace la Superintendencia de Pensiones de la sostenibilidad del IVM en el tiempo y el impacto que tendrían los cambios que hoy analiza la junta directiva de la institución.

Según la superintendente Rocío Aguilar, las proyecciones de la Caja, que prometían que la reforma planteada podía extender de 2037 a 2053 la vigencia del régimen, no contemplan el impacto de la pandemia en las finanzas de la institución, el desempleo y desde luego el IVM.

En una amplia entrevista con Teletica.com, Aguilar urgió a la institución de salud a aprobar “cuanto antes” la reforma en discusión y de inmediato “empezar a soñar con el sistema que el país va a necesitar a futuro”.

“Según cifras de la SUPEN, eso en lugar del año 53 puede ser que sea al 44, pero lo más importante es que aunque le llamemos una curita esa curita es necesaria, porque sino esos problemas los tendríamos en el 35”, dijo la superintendente.

La intención de la CCSS es eliminar la posibilidad de una pensión adelantada tanto para hombres como para mujeres y que la edad mínima se equipare, para ambos, a los 65 años.

Además, y entre otras, que el cálculo de esa pensión se haga con los salarios de los últimos 25 años y no de 20, como sucede en la actualidad.

Aguilar precisó que, incluso, la propuesta de la SUPEN ha sido todavía más estrictos en ambos puntos.

La superintendente abogó porque en lugar de apostarle a la gradualidad para la eliminación de la pensión adelantada a partir de 2035 se haga luego de 18 meses de aprobada la reforma, y que además, se utilice para el cálculo de la pensión toda la vida laboral del contribuyente.

“Hoy en día de cada dos colones de pensión que paga la Caja solo tiene financiamiento para uno y esto va a seguir así. Hay diferentes formas de hacer esta reforma, por ejemplo tocar las cuotas, pero si toco las cuotas ahuyento a las personas de la formalidad.

“Esta es una solución que requiere de diferentes ajustes y ajustes en el tiempo, pero que requiere de todos, no es un tema de unos pocos ni a futuro, es ya”, finalizó.