Última Hora

El impuesto a las transacciones financieras que impulsa el poder Ejecutivo traería consigo graves consecuencias en inversiones en el mercado de valores y con ello daría un duro golpe al financiamiento de Hacienda por medio de títulos.

Esta es la conclusión a la que llega el exjerarca de la Superintendencia de Pensiones (SUPEN) y consultor internacional, Édgar Robles.

Así lo explicó ampliamente en un artículo publicado en el diario La Nación y en una entrevista con el programa 7 Días Radio (ver video adjunto).

Robles aseveró que si este impuesto a las  transacciones financieras se aplica a inversiones, tales como certificados de depósito a plazo, generaría que las tasas de interés por dichos depósitos sean negativas.

El economista indicó que lo que paga una inversión es menos que lo que se debe de pagar por el impuesto. Así las cosas, en un certificado no se ganaría nada. De hecho, podría dejar pérdidas al inversionista.

"El efecto sobre el ahorro va a ser desastroso" dijo Robles, quien agregó que esto podría hacer que la gente no invierta o que decida hacerlo en otros lugares, y esto podría generar variaciones en el tipo de cambio o inclusive aumentos en las tasas de interés.

Bajo este mismo razonamiento, Hacienda también tendría problemas pues se financia con este tipo de títulos que ya no serían tan atractivos.

"Hacienda se está disparando en el pie con este impuesto", dijo el experto.

Este cuestionamiento se suma a una avalancha de críticas al proyecto que sugirió una serie de medidas para sentarse a negociar un nuevo crédito ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).