Última Hora

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) asegura estar atado de manos en cuanto a la regulación de los hospedajes que se dan en el país por medio de la reconocida plataforma Airbnb, empresa en internet a través de la cual propietarios de apartamentos y casas ofertan sus alojamientos a particulares durante días o semanas.

El tema regresó a la palestra luego del asesinato esta semana de la turista de origen venezolano y nacionalidad estadounidense, Carla Stefaniak, quien apareció sin vida esta semana cerca del Airbnb donde se hospedó en Escazú durante su estadía en Costa Rica.

Alberto López, gerente general del ICT, recalcó tras el lamentable suceso que no tienen relación o injerencia en el accionar de esta plataforma, la cual es informal y se maneja a la libre en Costa Rica.

“Son empresas que no tienen ningún tipo de trámite impositivo, ósea que no pagan impuestos, entonces no tenemos relación con ellos. Nuestra relación es con empresas turísticas formales que obtienen una declaratoria turística, contrato turístico o de sostenibilidad”, destacó López.

El jerarca de Turismo agregó que podrán tramitar quejas de los turistas únicamente ante empresas que se encuentran bajo su tutela, pues tienen claro lo que son y a qué se dedican.

“En el caso de Airbnb y otro tipo de plataformas no tienen relación con el ICT. Son tipos de alojamiento que se han popularizado primero en otros lugares, donde cuentan con mejor regulación, luego se proliferaron en otros países de Latinoamérica”, señaló López.

Pese al nulo control, en el ICT recomiendan a los turistas informarse sobre el funcionamiento que tiene una plataforma de este tipo, presente en 191 países de todo el mundo.

“Es importante que lean los comentarios que usuarios previos han hecho en el sitio y que haya una relación consecuente entre precio y la calidad, por lo tanto, si se encuentran un precio sorprendentemente bajo es un llamado de atención para que investiguen un poco más”, reflexionó el gerente general del ICT.

Grito de hoteleros.

Carla Stefaniak es la tercera turista asesinada en territorio costarricense en lo que va del año 2018, una situación alarmante y por la que los hoteleros exigen mayor compromiso por parte del Gobierno.

“Si el Estado estuviera actuando de forma consciente en su política de seguridad para los visitantes, tendría reglas de migración más claras, estuviera encarcelando realmente a los delincuentes y brindando mayor protección en los sitios en donde frecuentan los turistas”, expresó la Cámara Costarricense de Hoteles en un comunicado de prensa.

También hacen un llamado urgente a los empresarios hoteleros a cumplir con lineamientos básicos como no contratar personal que se encuentre en ilegalidad, capacitar a sus colaboradores y denunciar a aquellos con prácticas inconvenientes.