Última Hora

Sabotaje en el poliducto de La Garita en Alajuela para generar afectación en el suministro de combustible, amenazas de muerte contra funcionarios de Recope, y escasez de gasolinas en diferentes estaciones de servicio por los bloqueos de manifestantes es parte de lo que ha dejado la huelga en las últimas horas.

Todo esto es responsabilidad de los sindicatos según afirmó el ministro de Seguridad Michael Soto.

Lo ocurrido en el poliducto de La Garita dejó pérdidas de 3 mil galones de diésel, lo que representa unos 11 litros de combustible.

Según el jerarca de Seguridad, el clamor de la gente es más que evidente ante lo que han ocasionado los huelguistas.

Las acciones que se han presentado que son catalogados como irreprochables hará que ahora las autoridades apliquen la ley tal y como se estipula.

Ante todo lo que ocurre, el ministro de Seguridad aseguró que la situación ya se salió de control y que aún cree en que Costa Rica es un país de paz y por ende se puede negociar para evitar que la situación empeore.