Última Hora

El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional aprobó este lunes el Servicio Ampliado de Financiamiento que Costa Rica le planteó semanas atrás.

El crédito, que finalmente será de $1.778 millones al tipo de cambio actual, ayudaría al país con la difícil crisis fiscal que enfrenta y su creciente deuda interna.

Este aval del directorio significa que el FMI respalda el acuerdo técnico que ya se había alcanzado en enero anterior y los compromisos que el Gobierno asumió en término de políticas monetarias, económicas, sociales y fiscales.


La decisión finaliza el proceso de parte del FMI y deja el resto del proceso en las autoridades y actores costarricenses, que antes de junio próximo deberán cumplir todos los acuerdos prometidos, incluida la agenda de proyectos que ya se discuten en la Asamblea Legislativa y que incluyen la polémica reforma al empleo público.

“En el ámbito fiscal, las medidas propuestas por el Gobierno ya se encuentran plasmadas en proyectos de ley en conocimiento de la Asamblea Legislativa, y se complementan con un decreto ejecutivo, ya emitido, para la reducción sostenida del gasto público. En conjunto, las medidas buscan alcanzar un superávit primario del 1% para el año 2023, que permitiría iniciar una reducción sostenida de la deuda total en el mediano y largo plazos”, dijo hoy Hacienda.

La cartera de Elian Villegas recordó que la propuesta no incluye incrementos en el costo de vida de los servicios básicos ni del IVA; sin embargo, sí incluye la posibilidad de gravar temas como el salario escolar, las casas de lujo, la lotería o las utilidades de algunos ahorros.


“En ausencia de las reformas planteadas como parte del convenio, la trayectoria de la deuda pública se tornaría inmanejable, y ello llevaría a mayor incertidumbre, fuertes presiones sobre las tasas de interés y el tipo de cambio, una desmejora en las expectativas de los consumidores e inversionistas, y consecuentemente un fuerte impacto negativo sobre el crecimiento económico, el empleo y el bienestar de todos los costarricenses”, advirtió Hacienda.

El acuerdo, que es adversado por sindicatos y otros sectores, será monitoreado cada seis meses por representantes del FMI para asegurarse que se estén cumpliendo con los lineamientos propuestos.

La primera evaluación se haría a inicios del segundo semestre de ese año, por lo que si los compromisos asumidos por el Gobierno no se dan, el acuerdo de financiamiento automáticamente se descarta.

“Se trata de un paso fundamental en el esfuerzo por restablecer la sostenibilidad fiscal y promover un crecimiento económico más fuerte, más equitativo y más sostenible. 

"Como Gobernador por Costa Rica ante el FMI, quisiera expresar nuestro sincero agradecimiento a ese organismo, a su Directorio, a su Gerencia y a su equipo técnico para Costa Rica, liderado por la señora Manuela Goretti, por el apoyo financiero y por el respaldo al programa de políticas macroeconómicas, financieras y estructurales del país que este convenio representa”, dijo el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

Villegas añadió que esperan el apoyo de la Asamblea Legislativa para sacar adelante la pesada agenda de reformas y proyectos que ahí se discuten en relación a este acuerdo, empezando por los cambios en el empleo del sector público.

“Esperamos el apoyo de la Asamblea Legislativa para poder llevar adelante la aprobación de este acuerdo y su agenda como un mecanismo para lograr el ajuste fiscal que Costa Rica necesita, el cual será más sostenible en el mediano y largo plazo si contamos con el apoyo financiero, de seguimiento y reputacional que nos brinda el FMI”, finalizó el ministro.