Última Hora

Fue la mañana del 19 de enero, hace un mes, cuando Liberia despertó en presencia de la tragedia, cinco jóvenes estudiantes muertos, una sola sobreviviente, menor de edad. Un mes después de lo ocurrido los familiares de las víctimas viven una mezcla de sentimientos entre miedo, dolor y el deseo de justicia.

A 30 días de haber recibido la fatal noticia, estas familias de Upala intentan reponerse sin olvidar a sus familiares perdidos, uno de ellos es el padre de Joseph.

De las cinco víctimas mortales, tres vivían en Upala, una en Guatuso y otro más en Liberia. Hoy el rostro de don Juan Martínez de 90 años, abuelo de Dayana Vanesa Martínez Romero refleja su sentimiento de tristeza.

Vea también: Familiares de víctimas de masacre en Liberia se sienten tranquilos tras detención de sospechoso

El cuarto de su nieta permanece bajo llave y según don Juan continuará así por mucho tiempo.

El sospechoso de los cinco asesinatos, Gerardo Ríos Mairena, cumple un año de prisión preventiva tras ser capturado el 4 de febrero en su cuarto, muy cerca de donde les quitó la vida a los jóvenes.

La única sobreviviente, una joven de 14 años regresó al colegio y cuenta con custodia policial permanente, aunque don Francisco Hernández perdió a su nieta Stefanny, le reconforta saber que Nayeri se recupera poco a poco. Él y su esposa recuperaron las pertenencias de Stefanny y las convertirán en un recuerdo de lo sucedido.

Ya pasó un mes, hoy, estas tres familias solo piden que se haga justicia y que crímenes como este no se repitan.