Última Hora

"Que el querellado siguió llamando a doña Yazmín, siempre desde un número privado y también usando la red social WhatsApp. Mi representada, para evitar contacto con el agresor, dejó de contestar números privados, sin embargo, en una ocasión sí contestó y escuchó la voz de don Óscar, por lo que colgó la llamada".

Esto es parte de lo que relató Yazmín Morales, una de las dos mujeres que denunció al expresidente Óscar Arias, en este caso según la querella planteada por el delito de abuso sexual agravado.

"Esta situación provocaba angustia en mi representada, quien quedó totalmente desconcertada ante los actos descritos, en donde ella sintió vulnerada su intimidad y libertad sexual. No fue sino hasta salir a la luz pública denuncias de otras mujeres sobre abusos por parte del querellado, que mi representada encontró valor de presentar denuncia penal por los hechos ya descritos", añade el documento presentado ante la Fiscalía Adjunta de Género.

La denuncia indica que los hechos ocurrieron el 2 de abril del 2015 cuando Arias la invitó a su casa, en Rohrmoser, para entregarle un libro, cuya prueba certificada fue entregada a la Fiscalía.

Varios meses antes, en el 2014, el expresidente le envió una solicitud de amistad por Facebook y entablaron conversaciones.

"Al llegar al lugar acordado mi representada se percata de que no había guardas de seguridad o personal de servicio en la propiedad, situación que le pareció extraño, pero que el querellado explicó diciendo que por tratarse Semana Santa, el personal está de vacaciones, siendo que él prefería quedarse en su casa".

Dice la denuncia que "el querellado supo explotar la vulnerabilidad y con ello logró una situación que él deseaba: estar a solas con mi representada para abusar de ella".

Al finalizar la visita, dice la denuncia, Arias supuestamente abusó de ella casi en la puerta de la casa.

"Acto seguido, mi representada quedó afectada anímica y emocionalmente, quedó congelada, no sabía qué decirle, finalmente le dijo don Óscar, yo tengo que irme".

Este miércoles la denunciante se presentó junto a sus abogados en la Fiscalía Adjunta de Género en los tribunales de San José para ampliar la denuncia y presentar una querella

La denunciante además aportó al menos cuatro testigos.