Última Hora

Nicole Illig y Eckardt Vanselow son una exitosa pareja que emprendió en la gastronomía con su restaurante alemán Illig Biergarten. Ahora desean poder guiar a todos aquellos que deseen abrir su propio restaurante.​

Él es administrador y ella chef, esto hizo la combinación perfecta para abrir un restaurante, aunque no siempre el camino fue fácil.

Entre los puntos importantes que señalan, son el menú y el proceso de permisos y patentes.

“El desarrollo del menú es muy importante, se tiene que estar variando, ver que se vende y que no. Sacar los platos que no se vendan y conservar los preferidos”, afirmó Eckardt Vanselow.

La pareja explicó que el proceso de permisos y patentes es complicado y un poco lento, podría durar entre tres y cuatro meses dependiendo de cada caso. Se debe tomar en cuenta que durante ese lapso el local no tiene autorización para vender los productos.

En cuanto a la parte de darse a conocer, es importante que desde que nace la idea de un futuro restaurante, se empiece a formar la imagen para así posicionarlo en redes sociales lo antes posible.

Puede ser que el local no esté abierto, pero se pueden hacer publicaciones anticipando la apertura.

El servicio al cliente es de lo principal porque la idea de un negocio gastronómico es que los clientes siempre se vayan felices y satisfechos.

“Es primordial estar presente en los negocios porque no es lo mismo el servicio que da uno como propietaria del restaurante a los empleados”, aseguró Nicole Illig.

La innovación y la creatividad son puntos muy importantes, separase de los demás es lo que va hacer que su negocio resalte y llame la atención.

Además, se debe estudiar al público meta, saber a quienes se les desea llegar, para así ofrecerle los productos más llamativos y de su preferencia.

La joven pareja reflexiona que a pesar de que muchas veces la ‘cosa’ se pone complicada, es importante valorar los sacrificios y esfuerzos que se deben hacer para salir adelante.

“Para futuros emprendedores, o emprendedores que acaban de abrir su propio negocio: No rendirse, seguir adelante, si ese es el sueño no abandonarlo, por más difícil que se ponga al final es como un bebé, hay que estarlo chineando y cuidando mucho”, finalizó la chef Illig.