Última Hora

Los fallos desde el punto de penal se han vuelto comunes en este arranque del Clausura 2020, al punto que solo el 50% de los señalamientos desde los once pasos terminaron en gol.

Los últimos en errar desde el manchón blanco fueron Cristhian Lagos en la derrota de Sporting ante Limón, así como Francisco Rodríguez en el empate de Herediano contra Pérez Zeledón.

En lo que va del campeonato nacional ya son 26 los penales sancionados, de los cuales solo 13 terminaron en gol, es decir, un 50% de efectividad.

Según datos del estadígrafo de Teletica Deportes, Daniel Calderón, siete de estos lanzamientos fueron detenidos por los cancerberos, mientras que los seis restantes fueron cobrados por fuera del arco rival.

Este no deja de ser un dato llamativo para exfutbolistas que estuvieron acostumbrados a levantar la mano y asumir dicha responsabilidad desde los 11 pasos.

“Me llama la atención también la cantidad de penales señalados, pero creo que esto no es solo del trabajo, sino del momento, de la emoción, de la frialdad que tenga el jugador y la presión con la que se está jugando”, explicó Fonseca.

Aunque el certamen apenas inicia, el exgoleador señala que muchos equipos están con la presión de ganar y eso también le pasa la factura para el tirador o el acierto para el portero, quienes tienen a la mano muchas más herramientas para el estudio de los rivales.

“Me parece que es una situación circunstancial y los arqueros se han preparado un poco mejor, hay más información sobre quienes son los penaleros de cada equipo y el estudio previo se realiza con muchas más armas”, agrega el exbrumoso, Randall ‘Chiqui’ Brenes.

¿Una suerte?

Muchos consideran los penales como una suerte, sin embargo, la experiencia le dice a quienes tuvieron la presión sobre los hombros que no es así.

“Es mucho ese juego mental, es la toma de decisiones en el momento, la presión y ojo que no tenemos afición en este momento.

“El tirador debe tener determinación y confianza, a mí me pasaba algo curioso, había partidos donde fallaba de penal, pero metía gol, siempre iba por la siguiente, no te puedes quedar lamentando porque uno mismo se bloquea. Si usted no tiene dudas antes de tirar eso te da mucha confianza”, analiza Fonseca.

Añaden que ningún equipo improvisa durante el juego en la selección de los cobradores, por lo que el trabajo durante la semana es vital para definirlos.

“Para mí no es suerte, es capacidad. Por supuesto que se puede fallar, incluso el mejor penalero ha fallado, pero si le prestaría mucha atención al estado emocional en el que se encuentra el jugador en ese momento.

“Aunque es muy diferente tirar un penal en el entrenamiento que, en un partido, hay muchas cosas que influyen, por ejemplo, si el partido está empatado, si el penal es en el último minuto e implica el gane o si es en una tanda de penales y le toca de primero o de último, entre otras”, finalizó.