Última Hora

Eugenia Cartín interpuso la mañana de este viernes la denuncia oficial contra Tigo por la llamada filtrada por la compañía que se volvió viral en las últimas semanas.

Cartín pedirá a Tigo medio millón de dólares ($500.000) por los daños ocasionados por la filtración del audio, que provocó una oleada de “memes” y otros tipos de chota, agregó la afectada.

Lea también: Llamada entre operador de TIGO y cliente genera reacciones, insultos y hasta acoso

La mujer interpondrá en total tres denuncias, dos las hizo este viernes: una ante el OIJ contra la persona que divulgó el audio (que aún se desconoce quien fue) y otra ante el Ministerio Público contra Tigo.

Una tercera denuncia la presentará la otra semana ante la Sutel -rector del mercado de telecomunicaciones- para que se sancione a la empresa.

Mediante un comunicado de prensa, Tigo reconoció que asume “con suma importancia y absoluta prioridad” el caso de doña Eugenia Cartín, una adulta mayor que llamó a quejarse por un problema con el servicio de internet de esta cablera y cuya conversación con un agente de servicio al cliente acabó siendo fuente de un sinnúmero de memes y burlas en redes sociales.

“Lamentamos profundamente la situación en la que, ambas partes, nos hemos visto afectadas. Desde el inicio manifestamos a la clienta nuestra disposición y apertura para colaborar en todo lo que sea posible, respecto a este tema.

Lea también: Tigo se pronuncia sobre lo ocurrido a su clienta pero niega referirse a la demanda.

La conversación que originó la denuncia -y que se viralizó- la tuvo Cartín Barrios, tiempo atrás, con un operador de servicio al cliente de la empresa TIGO Star.

En el audio se podía escuchar la molestia de la vecina de Zapote con el servicio de Internet brindado por la empresa.

Ella reconoció a Telenoticias que tenía el servicio desde hace varios años atrás, incluso antes de que la empresa llegara a Costa Rica.

La llamada no solo generó una oleada de memes y chistes, sino que le dio pie a algunas personas para que lanzaran productos comerciales -tales como vasos, camisetas y hasta stickers- con algunas de las frases más destacadas que la señora externó en la conversación.