Última Hora

Kivú está en el ocaso de su vida. Un león en cautiverio vive en promedio 15 años y el ya cumplió los 18.

Estudios realizados en los Estados Unidos confirmaron que tiene una insuficiencia renal crónica que le afecta el apetito, por eso está bajo de peso y en ocasiones se observa con poco vigor.

Pese a que al animal no se le pueden curar sus males, los especialistas descartan que lo vayan a dormir.

Lo que se quiere es mejorar su calidad de vida pese a que su edad sea una limitante. Kivú fue anestesiado este martes durante 6 horas.

En ese tiempo se le realizaron pruebas de rayos x, ultrasonido y se le tomaron muestras de sangre y orina. Se aprovechó también para hidratarlo, darle vitaminas y anti-inflamatorios.