Última Hora

Las denuncias de estafas por compra y venta de artículos en internet provocaron pérdidas a los ciudadanos por más de 100 millones de colones en el primer semestre del año, según cifras del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Existen tres modalidades bajo las cuales los delincuentes cibernéticos le están robando el dinero a los ciudadanos.

A uno se le conoce policialmente como el método del comprobante falso y ocurre cuando una persona pone a la venta un bien mediante redes sociales.

La comunicación entre el delincuente y la víctima se establece por Messenger o WhatsApp, en donde le hacen creer al vendedor que el depósito ya fue realizado por Sinpe Móvil o transferencia directa.

El hampón contrata a un mensajero para que recoja el artículo y presiona a la víctima para que lo entregue sin que la persona verifique el depósito.

En este primer semestre el OIJ recibió más 300 denuncias con esta forma de operar, que provocó pérdidas por 75 millones de colones.

A otra forma de estafa la realizan con el timo de la venta falsa. Aquí el vendedor es el delincuente que le hace creer a una persona que le va a dar un producto a un precio más favorable de lo que vale en el mercado.

El ciberdelincuente pide un adelanto por la venta y cuando recibe el dinero elimina el número de teléfono con que tuvo contacto con el ofendido y borra las publicaciones de redes sociales.

En este timo cayeron al menos 170 personas entre enero y julio de este año, con un perjuicio económico superior a los 35 millones de colones.

La otra forma de robarle su dinero ocurre con las amenazas agravadas.

El hampón contacta a una persona que vende algún bien, lo llama de manera insistente para decirle que el depósito está hecho y que el mensajero está afuera de la casa para recogerlo.

Sin embargo, como la persona se niega a entregar el bien, pues no está segura que el depósito sea real, el delincuente lo amenaza con hacerle daño ya que incluso conoce datos personales de la víctima.

La recomendación de las autoridades es que ante cualquier transacción en redes sociales o páginas web verifique el historial del vendedor.  Jamás entregue un bien sin antes constatar que le hayan depositado el dinero y, bajo ninguna circunstancia, brinde sus datos personales a desconocidos.