Última Hora

Antony y Michael relataron cómo empezaron los abusos sexuales por parte del sacerdote Mauricio Víquez cuando ellos tenían entre 16 y 17 años, con el pasar del tiempo afirman que los abusos incrementaron.

Los afectados afirman que no habían denunciado estos hechos por temor; fue con los años que decidieron enfrentarse a la realidad que vivieron.

Ambos denunciantes piden a las autoridades hacer justicia con el sacerdote Mauricio Víquez, ellos le piden al cura que afronte la ley por los delitos cometidos.

Ambos le solicitan a otras víctimas denunciar este tipo de hecho pues afirman que solo así podrán empezar a superar lo vivido.

Esperan además que la Iglesia brinde un mejor apoyo a quienes atraviesan por este tipo de abusos que marcan de por vida.