Última Hora

La mesa de diálogo multisectorial finalizó el sábado con 58 acuerdos para reducir el déficit fiscal. 

Esas medidas representan un ajuste permanente que equivale a un 1.40% del Producto Interno Bruto (PIB) entre gastos e ingresos, acciones para la eficiencia fiscal por un 0.80% del PIB, a partir del 2023, y un 0.96% del PIB por aportes de una única vez.

Los cuestionamientos que llegan tras este proceso apuntan a que lo pactado no es suficiente. El jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) considera, por ejemplo, que “el Poder Ejecutivo se quedó corto con los resultados de la mesa de diálogo y le quedó debiendo al país”.

“Muchas de las propuestas que plantearon con bombos y platillos ya existen o están en marcha. Las cosas hay que decirlas como son: la mesa de diálogo nunca tuvo una ruta clara y el Gobierno lo que volvió hacer fue patear la bola y ganar tiempo”, aseguró Rodolfo Peña.

La Mesa de Diálogo Multisectorial logró acuerdos para reducir el déficit fiscal en un 1.40 % del PIB, entre gastos e ingresos.

“La ruta sí o sí tiene que ser por la vía del recorte y contención del gasto y lo que plantea el Ejecutivo es equívoco. No se puede pensar solo en más impuestos. Seguir golpeando el bolsillo de los costarricenses es un grave error", agregó.

El independiente Jonathan Prendas cree que el ejercicio es un buen punto de partida para recuperar el diálogo nacional, pero asegura que todavía hay mucho por hacer. 

"Todas las propuestas que se están generando son insuficientes para poder sacar a Costa Rica adelante. De igual forma, muchos de los puntos acordados ya están maduros en la Asamblea Legislativa. Lo que corresponde, por parte del Gobierno, es que en estos meses de sesiones extraordinarias puedan establecer una ruta seria, responsable y objetiva para incluir propuestas de todos los partidos políticos", dijo Prendas.

Roberto Thompson del Partido Liberación Nacional (PLN) también califica el espacio y los aportes como valiosos, pero "desde el punto de vista de resultados me parece que quedó debiendo".

El Consejo Consultivo Económico Social deberá instalarse a más tardar el día jueves 17 de diciembre de este año.

"Evidentemente las medidas planteadas son insuficientes para atender la grave crisis fiscal que está pasando el país y sobre todo los temas de reactivación. Además, me parece que hay una ausencia notable de la Asamblea Legislativa, de las fracciones mayoritarias, en esos acuerdos (...) Yo creo que lo que resta es esperar que el Gobierno entienda que ya no hay tiempo, que se necesita una ruta clara. A pesar de lo importante que es escuchar a los sectores, se perdió tiempo valioso", agregó.

Todos los acuerdos tomados durante la mesa de diálogo multisectorial requieren de modificaciones o aprobaciones en la Asamblea Legislativa.

¿Suficiente?

Desde otra trinchera, este medio consultó la opinión de tres participantes del proceso del diálogo nacional, para conocer si realmente consideran satisfactorio el resultado del pasado domingo, que concluyó con la firma del presidente de la República, Carlos Alvarado, en una directriz que instruye al Ministerio de la Presidencia a que formule una nueva propuesta de decreto ejecutivo para la creación del Consejo Consultivo Económico Social, para abordar temas país, incluyendo los puntos que quedaron fuera de los 58 acuerdos pactados en la mesa.

Daniel Suchar, analista económico

¿Lo pactado durante la mesa de diálogo es suficiente para sacar a flote el país?

“No, no es suficiente (…) Definitivamente falta muchísimo por hacer”.

Suchar reconoce que el planteamiento de una reducción permanente (entre ingresos y gastos) solo alcance el 1,40% de PIB, cuando el país presenta un déficit fiscal por encima del 9,3%, es una propuesta  débil. Por otra parte celebra la firma de la Ley de Hacienda Digital, sin embargo, considera que la medida generará frutos a largo plazo.

“Entonces ahí tampoco se puede dar mucho augurio”, lamenta.

El analista considera que los mayores retos están por venir, y se centraran en la Asamblea Legislativa, que además tendrán la tarea de consensuar los acuerdos iniciados desde la mesa de diálogo, así como  buscar mayores propuestas que sigan la línea de recorte presupuestario, venta de activos, reforma del Estado y otros retos que “todavía están en el tapete”, añadió.

Suchar comentó que durante la mesa de diálogo, toda aquella propuesta que tenía a alguien en contra quedaba desechada; como por ejemplo, se planteó la idea de promover impuestos a zonas francas y cooperativas o recortes en plazas del gobierno; ideas que no pudieron ser valoradas a profundidad por el pronto rechazo de los presentes.

Victor Ruiz, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica

“Este es solo el primer paso, ya que hubo propuestas que, por limitaciones de tiempo, no se llegaron a consolidar en la mesa de diálogo, así como otras iniciativas importantes de reducción del gasto en las cuales no se llegó a alcanzar el consenso por oposiciones del sector sindical”, comenta Ruiz.

Victor considera que a pesar de que hace falta mucho trabajo todavía, el diálogo es una buena señal, tanto para el país, como para el Fondo Monetario Internacional, las calificadoras de riesgo y otros organismos financieros internacionales que han estado siguiendo con atención la evolución y la situación fiscal del país.

Gerardo Corrales, director de Economía Hoy

“Fue un avance, más no suficiente”

Corrales considera que uno de los grandes retos fue la metodología de la mesa de diálogo, en donde se pactó una discusión únicamente sobre los temas en los que existiera consenso.

“Todavía hay tarea pendiente que el Poder Ejecutivo se comprometió a llevarlo a la Asamblea Legislativa, pero sí, por lo menos, quedaron propuestas cuantificadas, aunque no de consenso, pero que si serían una hoja de ruta para el Gobierno y para la Asamblea Legislativa; para negociar con el Fondo Monetario Internacional y para entrar a los gastos estructurales”, detalla Corrales.