Última Hora

La crisis económica generada por la pandemia de la COVID-19 llevó el desempleo de Costa Rica a 24,4% en el trimestre móvil de mayo, junio y julio de este año, la cifra más alta de la historia del país.

La Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), revelada este jueves, muestra un crecimiento de 12,9 puntos porcentuales respecto a la tasa de desempleo registrada en el mismo periodo del año 2019.

En términos absolutos, eso significa que hay 557 mil personas desempleadas en el país, 270 mil más respecto al último año.

De acuerdo con los resultados, las mujeres siguen registrando un mayor desempleo que los hombres. Para este trimestre móvil, la tasa de desempleo femenino llegó a 30,2%, equivalente a 288 mil personas, frente al 20,7% en hombres (268 mil desempleados).

Según el INEC, la fuerza total de trabajo también disminuyó. Entre julio y mayo se contó en 2,28 millones de personas, una baja de 205 mil personas con respecto al mismo trimestre del 2019; mientras que la población ocupada cayó en 475 mil personas.

Menor calidad del empleo

Las cifras también muestran una desmejora en indicadores que evalúan la calidad del empleo en el país. 

El subempleo, que mide el porcentaje de personas que trabajan menos de 40 horas por semana y desean trabajar más horas, subió a 24,6%, un aumento de 14,1 puntos porcentuales.

También se registró un aumento en la presión ejercida por las personas desempleadas y aquellas que buscan cambiar de trabajo. Este indicador se ubicó en  31,3%, un crecimiento de 10,2 puntos porcentuales en comparación con el mismo trimestre del año anterior.

Además,  entre mayo y julio de este año, hubo un crecimiento en la cantidad de  personas de 15 años o más que participan en la fuerza laboral. El indicador cerró en 42,9%, lo que refleja un aumento de 5,9 puntos porcentuales en el último año.

Según el INEC, los meses analizados “reflejan el estado de afectación en los indicadores del mercado laboral por las medidas de confinamiento y restricción al movimiento tomadas en el país con el fin de contener la pandemia del COVID-19”.

Para este periodo, un total de 538 mil personas ocupadas (31,2%) tuvieron alguna incidencia laboral por la pandemia, esto implica reducción de jornada, suspensión laboral o algún otro cambio laboral.

En el caso de las personas que se encuentran desempleadas, un total de 537 mil  (96,5%) tuvieron problemas en la búsqueda de un empleo.