Última Hora

El Ministerio de Educación Pública (MEP) empezó a contar los casos de COVID-19 en escuelas y colegios un mes después del inicio del curso lectivo 2021. 

Teletica.com confirmó con Mauricio Cubero, jefe del Departamento de Desarrollo Organizacional, que desde el 8 de febrero, día del regreso a clases, y hasta el 11 de marzo, esos datos no se registraron. 

“Lo que se tiene es la aplicación del protocolo por presencia de casos sospechosos o positivos, pero no nos brindaban el dato de cuántos eran los positivos. Eso fue a partir del 12 de marzo", aseguró el funcionario del MEP. 

Desde ese día comenzaron a registrarse los casos confirmados. Hasta la fecha, el sistema educativo da cuenta de 378 contagios: un dato bajo, según el criterio de las autoridades.

Eso sí, según muestran también los datos, cada semana la cantidad de personas enfermas ha venido en aumento. Eso se podría explicar, entre otros factores, por la situación epidemiológica del país, dijo Cubero. 

Los datos son los siguientes: 

  • Semana 12 al 18 de marzo: se presentaron 111 casos positivos.
  • Semana 19 al 25 de marzo: se presentaron 124 casos positivos.
  • Semana del 26 marzo al 8 de abril: se presentaron 143 casos positivos.

Si bien esos números corresponden a los nuevos casos por semana, en las oficinas centrales del MEP no se conoce cuántos se mantienen activos, pues aseguran que por ahora no se les da ese seguimiento.

"Las direcciones regionales siguen a lo interno, ellos hacen los reportes cuando les dicen que la orden sanitaria se levantó, pero eso no se visualiza en el reporte”, indicó el funcionario. 

Es importante aclarar que el caso positivo solo se contabiliza una vez en el reporte. No se duplica el dato conforme pasan las semanas.

Activación de protocolo

Antes del 12 de marzo, el MEP únicamente indicaba los centros educativos que habían activado el protocolo. 

Este dato, según Mauricio Cubero, "es engañoso", ya que no significa que efectivamente existan casos confirmados.

"Ese dato es un dato engañoso, porque podría ser que la activación del protocolo haya sido hasta por un rumor y puede ser que ni siquiera había un caso sospechoso. Nosotros como MEP, de una forma oportuna, correcta, y preventiva, siempre llevamos la activación del protocolo" indicó. 

Hasta este momento, el MEP aseguró que son más de 500 escuelas y colegios los que han activado el protocolo de COVID-19.

Muchos de esos, según informó la institución, reportan en la semana un caso COVID-19 en toda la población del centro. Esto muestra una cifra controlada. Incluso, no se podría confirmar que la persona se enfermó ahí. 

“Cuando es un caso en un centro educativo, podría ser que el contagio no se dio en el centro educativo, que la persona está llegando con alguna sospecha, con nexo o contagiado”, añadió.

¿Son los estudiantes los más afectados?

Si bien el dato de casos positivos se empezó a contar el 12 de marzo, 32 días después del regreso a clases, fue hasta una semana más tarde que los números se dividieron por población. 

Desde ese momento, la cantidad de contagiados fue de 267, que se desglosan de la siguiente manera:

  • Administrativos y docentes: 151 casos.
  • Funcionarios (conserjes, cocineras, vigilancia): nueve casos.
  • Población estudiantil: 107 casos.

Es decir, solo el 40% de diagnósticos corresponden a estudiantes, mientras que los contagios de las personas que trabajan en los centros representa el 60%.

"La mayoría son asintomáticos"

En los menores de edad ocurre un fenómeno interesante: la mayoría de los que se enferman son asintomáticos. Así lo explicó Juan José Romero, epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA). 

Por esta razón, se podría decir que la cantidad de casos que reporta el MEP es solo una parte muy pequeña de lo que realmente ocurre.

“Hay que partir del hecho de que en las personas jóvenes, sean niños, adolescentes o incluso adultos jóvenes menores de 30 años, la mayoría de los casos de infección no cursan con enfermedad, es decir, son asintomáticos", comentó. 

En caso de que efectivamente tengan síntomas, es una enfermedad leve o moderada. Por esta razón, no se diagnostican como COVID-19, ya que se podrían confundir con otros cuadros como gripe, resfrío o alergia y los padres deciden no ir al centro médico.

"Es muy probable que estemos teniendo casos de infección en las escuelas y en los colegios, pero sin enfermedad. Esto va a repercutir que no haya la totalidad de casos que en realidad están ocurriendo reportándose en el sistema de vigilancia", añadió el experto. 

Esto ocurre no solamente en niños, sino también a nivel país, como lo han reiterado las autoridades de Salud.