Última Hora

Durante 81 años una enorme cruz se ha convertido en el ícono de Alajuelita. Después de 20 años se volvió a iluminar la noche de este jueves.

Este importante símboló se iluminó para dar inicio al Festival Internacional de las Artes (FIA).

La cruz está ubicada en el cerro San Miguel, a 2.000 metros de altura, es una estructura de 27 metros de alto y 11 ancho que se ve desde todo el valle central.

La cruz se levantó en 1934, idea del sacerdote Rosendo Valenciano.

En este entonces el presidente Ricardo Jimenez aprobó una donación del Gobierno de ₡7.000 para la construcción, pero costaba ₡32.000. Así que con rifas y turnos el pueblo de Alajuelita consiguió el resto del dinero.

Pero su historia también está bañada en sangre cuando, en 1986, siete niñas y una mujer nunca llegaron a sus casas después de participar en una actividad religiosa en la cruz.

Ellas aparecieron asesinadas en una finca cercana, su crimen nunca se resolvió.

Ese suceso marcó a la cruz, que quedó en el abandono y con poco mantenimiento. Las procesiones y misas dejaron de celebrarse en el lugar. En el 2005 se iluminó por última vez.

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz invirtió ₡9.000.000 millones para que desde este jueves, la cruz brille otra vez.

A partir de ahora, de 6:00 p. m. hasta las 11:00 p. m., el símbolo de paz y fe con el que nació, saldrá de la oscuridad.