Última Hora

La Red Sismológica Nacional (RSN) comprobó que en el país hubo una disminución significativa de las vibraciones en la tierra ante el confinamiento y distanciamiento social que se vive por la emergencia nacional de COVID-19.

Este tipo de movimientos son imperceptibles para el ser humano, pero sí son captados por las diferentes estaciones sismológicas que hay en todo el territorio nacional.

Que las personas se queden en casa provoca una disminución en el ruido sísmico porque ya no hay gente ni vehículos en las calles, generando así un gran efecto para temas investigativos en el campo sismológico.

“Dichos estudios permiten identificar si verdaderamente se cumplen las medidas sanitarias recomendadas por el Ministerio de Salud costarricense. Un ruido sísmico consiste en una serie de vibraciones en el suelo provocadas por las actividades cotidianas que realizan los seres humanos”, indicó Mario Arroyo Solórzano, geólogo de la Red Sismológica Nacional. 

Para Arroyo, estos datos tienen mayor impacto en zonas urbanas debido a la cantidad de personas que viven allí.

Desde el 16 de marzo, el ruido sísmico disminuyó considerablemente en zonas como San Pedro de Montes de Oca, Belén, Heredia, Barrio México y el Área Metropolitana.

Así como Costa Rica, muchos países a nivel mundial también reportaron una disminución en la vibración de la tierra ante la orden de quedarse en casa.  

“Todas las redes sismológicas alrededor del mundo están mostrando este efecto en la disminución del ruido sísmico y han compartido este hallazgo en redes sociales, con resultados muy similares”, señaló Lepolt Linkimer, coordinador RSN.

El ruido sísmico reportado en la estación sismológica de la Universidad de Costa Rica (UCR) en San Pedro ronda, por lo general, los 200 nanómetros, pero debido al confinamiento los niveles descendieron hasta los 150 o 140 nanómetros.

Otra cifra relevante se registró durante la pasada Semana Santa, específicamente a partir del miércoles santo, los niveles cayeron a 50 nanómetros.

La Red Sismológica Nacional cuenta con 158 estaciones sismológicas en todo el país.

“La cobertura de estaciones tiene que ser buena, queremos cubrir el país con la mayor cantidad de estaciones posibles para lograr estos beneficios en las investigaciones”, agregó Linkimer.