Última Hora

Costa Rica, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), se recicla únicamente un 6% de los residuos urbanos generados; mientras que en los países de la OCDE ese porcentaje es de alrededor de 36%, seis veces más.

En el caso de las llantas usadas y el aceite residual (quemado), la tasa de rescate no supera el 20% de los residuos generados por el país, mientras que en los países de la OCDE esa tasa ronda el 70% o más.

Es por eso que la Cámara de Gestores Ambientales (Camgesa) hace un llamado para aumentar las metas de recuperación de residuos en el país como requisito para cumplir con las mejores prácticas de la OCDE en esta materia.

Según la Camgesa para lograrlo es necesario fomentar una fuerte actividad empresarial en el tema de gestión integral de residuos, que ayude a proteger el ambiente.

“En general, Costa Rica se encuentra muy por debajo de las tasas de recuperación de residuos de la OCDE. No queremos convivir con los residuos, queremos que la mayor cantidad de ellos sean recuperados y transformados en otros productos que sirvan de nuevo para el consumo o como insumos de otros procesos productivos. Sin embargo, para ello se requiere que el país eleve los compromisos de recuperación de residuos”, alertó el ingeniero Marlon Cruz, presidente de cámara.

Cruz anota que una característica estructural del mercado nacional de residuos es su baja tasa de rescate, la cual resulta muy alejada de las mejores prácticas internacionales sobre la materia.

Justamente esta situación impide un adecuado desarrollo del mercado de productos valorizables, puesto que la cantidad de materiales que se rescata resulta muy limitada y obstaculiza el desarrollo de actividades productivas en el mercado relacionadas con la gestión integral de residuos.

Camgesa considera pertinente que se establezcan metas más elevadas para la recuperación de residuos que permitan elevar el nivel de compromiso de los agentes involucrados considerando las mejores prácticas internacionales sobre la materia.

Para ello será necesario que el ente rector dicte los lineamientos para mejorar la eficacia de los métodos y procedimientos relacionados con la vigilancia del mercado, de modo que se pueda verificar efectivamente la aplicación de la legislación, así como los indicadores de cumplimiento dispuestos en los planes de cumplimiento vigentes de las empresas.

“El sector de empresas dedicadas a la gestión integral de residuos se constituye en un sector estratégico a nivel nacional que permite el reciclaje y procesamiento de los residuos valorizables, mostrando a su vez un alto encadenamiento productivo al utilizar como materia prima, los residuos valorizables generados en el país”, señaló Cruz.

No obstante, el jerarca reconoce que aún a nivel nacional se requiere de un mayor esfuerzo para que el sector empresarial dedicado a la gestión integral de residuos sea reconocido como un sector estratégico, lo cual resulta necesario para garantizar la presencia de mayores inversiones novedosas en este sector.

Las nuevas generaciones en definitiva tienen mayor empatía por los temas del ambiente y también mayor nivel de conciencia. Desde este punto de vista, se estima conveniente impulsar una campaña de sensibilización sobre el tema de economía circular de modo que los ciudadanos comprendan claramente los beneficios de una economía verde con la participación del sector público y privado.

“Un elemento clave en el desarrollo del mercado de residuos es el fomento de una mejor conciencia ambiental, aprovechando que el costarricense muestra alta empatía por los temas ambientales. Estamos convencidos de que la creación de un Sello de Buenas Prácticas en economía circular permitirá distinguir aquellas empresas y personas que realizan acciones beneficiosas en este ámbito”, finalizó el presidente de Camgesa.