Costa Rica le propuso al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la línea de financiamiento dispuesta para la atención de la crisis mundial provocada por la pandemia del COVID-19 sea a tasa cero, es decir, sin intereses.

Así lo aseguró este jueves el presidente de la República, Carlos Alvarado.

“El FMI planteó que las medidas frente al COVID-19 deben ser extraordinarias y para las personas. Proponemos que las tasas de apoyo presupuestario sean cero y fijas así como de largo plazo”, dijo el mandatario en sus redes sociales.

Alvarado hizo además un llamado a los demás países a apoyar esta propuesta, especialmente aquellos de vías de desarrollo.

Precisamente ayer y hoy los ministros de Hacienda, Planificación y el presidente del Banco Central han mantenido reuniones con personal del FMI para discutir estos temas.

Rodrigo Chaves (Hacienda), Pilar Garrido (Mideplan) y Rodrigo Cubero (BCCR) discuten la posibilidad de que Costa Rica acceda a ese financiamiento rápido dispuesto por el fondo y que es conocido como 'Rapid Financial Instrument'.

Actualmente 85 países en todo el mundo se encuentran tramitando esa ayuda.

El plan incluye maximizar los recursos financieros que el país puede obtener de los organismos internacionales del que Costa Rica es miembro, incluyendo el FMI, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Centroamericano de Integración Económica.

El Fondo Monetario Internacional dijo el martes que la paralización de la economía mundial provocará una recesión global este año, que golpeará a Estados Unidos y será brutal en los países latinoamericanos.

En el caso de Centroamérica esa recesión será de un 3% según las estimaciones del fondo.

El fondo, además, anticipa además una disminución del 11% en el volumen del comercio de bienes y servicios en 2020.

Precisamente este martes El Salvador hizo oficial un desembolso de $389 millones por parte del FMI para la atención de la emergencia.