Última Hora

El adecuado control financiero es vital para garantizar que cualquier empresa pueda salir avante en un entorno económico y dinámico como el actual. Particularmente cuando se habla de Mipymes, es necesario establecer orden y prioridades que ayuden al mantenimiento y crecimiento de su operación.

Se trata de alcanzar el éxito, perdurar en el tiempo y no dejar caer el sueño que tanto costó construir. Entonces, ¿qué es lo que se debe evitar y cuáles consejos básicos debe tomar una Mipyme del 2021?

Los expertos aseguran que realizar rebajas y descuentos sin premeditación, invertir en la producción de un bien o servicio que no se diferencia en el mercado, no procurarla formación técnica o académica en las personas a cargo, así como la falta de formalización y un presupuesto claro, son algunos de los errores que cometen las Mipymes cuando van iniciando.

“Se dice que alrededor de un 80% de las empresas no llegan a su etapa de madurez. Para aumentar las probabilidades de tener éxito en el mercado, las empresas deben cuidar sus finanzas y todo lo que repercute en ellas, así como definir la escalabilidad del negocio desde el inicio. Para eso, será vital contar con estados financieros y flujos de caja que les mida la condición del negocio y todos los recursos para seguir creciendo”, indicó José Paulo Martínez de Grupo Financiero CAFSA.

Para apoyar a esos micro, pequeños y medianos empresarios, CAFSA recomienda seguir los siguientes consejos y así potenciar el desarrollo de su negocio:

Cuidar la liquidez: dejando de lado el tamaño de la empresa, se debe tener un flujo de caja saludable que permita cumplir con las obligaciones financieras a corto plazo.  Para esto es esencial llevar el control eficiente del inventario de productos y una contabilidad ordenada. Es importante que usted separe los dineros de la actividad comercial de los gastos o necesidades personales.

Vigilar el indicador de rotación de cuentas por cobrar: estimular la práctica de realizar los cobros a tiempo ya que evita un desfase que podría ocasionar problemas de recuperación financiera, y así, inconvenientes de pagos a proveedores.

Definir una estrategia de capitalización: se debe destinar un porcentaje de forma mensual o anual a la inversión en áreas que contribuyen al crecimiento del negocio, tales como mobiliario, equipo, capacitación, infraestructura, innovación, mercadeo, y otras según el giro de negocio. Además, se puede optar por figuras financieras como el Certificado a Plazo para el ahorro.

Si no se cuenta con experiencia para realizar lo anterior, CAFSA señala la importancia de invertir en asesoría en temas contables, tributarios, estrategia de precios, relación con proveedores y valoración de costos e inventarios, ya que estos optimizan los resultados de los procesos administrativos y evita perder el control.

“Quienes quieren incursionar en el emprendimiento, deben tener claro que un producto o servicio nace de la necesidad específica del público al que se va a dirigir. Muchas microempresas eligen océanos rojos, es decir, compiten con productos o servicios similares con una diferenciación reducida o nula que acorta la posibilidad de crecimiento”, aseveró Martínez.