Última Hora

El Tribunal Penal de Pérez Zeledón condenó esta mañana a 27 años de prisión a Jenny Jiménez Alvarado por la brutal tortura contra su nieta de solo cinco años.

La Fiscalía demostró en su acusación que Jiménez obligaba a la menor a comer jabón, la mantenía amarrada en un pequeño cuarto y la quemaba con cigarros.

A ella se le sentenció a 20 años de prisión por el delito de tentativa de homicidio calificado y siete por el de privación de libertad.

La historia conmocionó al país en 2017 cuando el Organismo de Investigación Judicial, por alerta de un vecino, realizó un allanamiento a la vivienda donde mantenían retenida a la menor, ahora de siete años.

Por este mismo caso la Fiscalía también acusó al tío de la víctima, de apellidos Zúñiga Jiménez, y solicitó en su contra 25 años de prisión por atentar contra la vida de la víctima.

Sin embargo, el Tribunal Penal de la zona no lo condenó ni tampoco lo absolvió, pues se declaró incompetente para resolver el caso y ordenó un testimonio de piezas (un expediente aparte) para que la causa sea conocida por un Juzgado Penal Juvenil.