Última Hora

El Gobierno colombiano tomó el control de las tiendas La Riviera –que también están en Costa Rica– por supuestos vínculos con un empresario que está detenido en Bogotá desde el 4 de mayo como sospechoso de lavar dinero.

Se trata de Nidal Ahmed Waked Hatum, quien es señalado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, país que ya solicitó su extradición.

Ante esta situación, La Riviera se desligó públicamente de Waked, asegurando en un comunicado que este hombre no es –ni ha sido– accionista de la compañía.  

Además de esta intervención, el periódico El Tiempo informó que “20 empresas proveedores de servicios bancarios, seguridad, transporte de dinero y mercancía rompieron relaciones con La Riviera”.

En Colombia, esta cadena emplea a 1.200 personas en 105 locales.