Última Hora

Cientos de estudiantes de un colegio en Grecia decidieron cerrar las instalaciones ante la lentitud en la entrega del nuevo edificio de la institución.

Cansados de promesas y de la lenta burocracia del Ministerio de Educación Pública (MEP), 540 alumnos del Colegio de Puente de Piedra en Grecia, pusieron candados a las viejas instalaciones.

Desde hace meses las nuevas aulas están listas, pero según los estudiantes la falta de voluntad de unos pocos y la lentitud en los trámites, atrasan la entrega.

Mientras tanto los alumnos deben soportar goteras, hacinamiento, malos olores, calor excesivo y hasta ratas en las viejas instalaciones.

El nuevo colegio está listo desde febrero, pero nadie da el paso para estrenarlo.