Última Hora

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) le recomendó a las empresas concesionarias de las antenas de Telecomunicaciones, ubicadas en el Volcán Irazú, remover las torres ante la continua caída del terreno.​

Este lunes 21 de setiembre, miembros de la CNE y otras instituciones realizaron una visita de campo para valorar la situación tras el derrumbe ocurrido el pasado 26 de agosto.

En la inspección participaron el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT), el director de Espectro Radioeléctrico y Redes de Telecomunicaciones, Francisco Troyo, y funcionarios del SINAC, SUTEL y Ovsicori.

“El 26 de agosto hubo un movimiento súbito del terreno de aproximadamente 25 millones de metros cúbicos, el cual era monitoreado desde hace siete años. Luego de un sobrevuelo con dron y las visitas de campo, se observó que algunos bloques de tierra de la parte frontal del terreno siguen cayendo al precipicio que se formó de unos 300 metros de profundidad”, dijo Blas Sánchez, geólogo de la CNE.

En este sector del Volcán Irazú, donde se ubican las torres de telecomunicación, el terreno sigue retrocediendo y hay inestabilidad.

“Se identificaron dos zonas con peligro alto y moderado, por lo que se le recomendó a los concesionarios de las torres iniciar un proceso de traslado este año para los que están más cerca del derrumbe y, para quienes tengan aparatos un poco más alejados de donde ocurrió la afectación, deben iniciar el movimiento de estos el próximo año”, agregó Sánchez.

Por su parte, el viceministro de Telecomunicación, Teodoro Willink, señaló que tras la visita al lugar se evaluaron los riesgos que esto representa, además de conocer de primera mano las áreas de afectación para buscar alternativas.

“Con la visita a la zona pudimos tener una clara idea de lo que está pasando y ahora nuestro trabajo es dar alternativas para reubicar la infraestructura que ahí está instalada. El trabajo de MICITT es facilitar los procesos para cumplir con las indicaciones que da la CNE”, indicó Willink.

Declaración del viceministro Teodoro Willink:

Según el MICITT, la idea es afectar lo menos posible las transmisiones y proteger a las personas que trabajan en el lugar.