Última Hora

El Juzgado Penal de San Joaquín de Flores impuso este domingo medidas cautelares contra el chofer de autobús de apellidos Solórzano Barrientos sospechoso de causar el mortal accidente que cobró la vida dos personas el viernes anterior en la autopista General Cañas.

A él se le atribuyen los delitos de homicidio culposo.

En la audiencia de solicitud de medidas cautelares se determinó que el imputado tendrá inhabilitación para conducir, impedimento de salida del país y deberá firmar una vez al mes.

Solórzano manejaba un autobús que brinda servicio entre Atenas y San José y presuntamente realizó una maniobra en la que impactó al automóvil en el que viajaban las víctimas, que a su vez colisionó contra un camión.

En el lugar murieron una menor de 12 años de edad y su padrastro, un hombre de apellido Oreamuno de 34 años de edad.

En el vehículo viajaba una mujer identificada como Jenny Gómez Araya y quien permanece delicada en el Hospital México. También un hijo suyo, de 16 años, se encuentra internado en el Hospital de Niños en condición estable.

Gómez fue operada de urgencia en ese centro médico y según las autoridades de la CCSS muestra avances en su recuperación.