Última Hora

Los equipos comunitarios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) superaron los obstáculos que implicó la suspensión de clases en las escuelas y lograron obtener una alta cobertura de la vacuna contra el virus del papiloma.

La estadística confirma que cuatro de cada cinco niñas, quienes cumplieron diez años durante el 2020, fueron protegidas con las dos dosis contra el virus que produce cáncer de cérvix.

Según los registros de cobertura del año pasado, 30.415 niñas (el 85% del grupo meta) tuvo la primera dosis y 26.793 niñas (el 75% del grupo meta) completaron la segunda. 

Si bien el registro de cobertura es inferior al 95% de niñas con dos dosis presentado en el 2019, ese porcentaje es superior a las metas que el país asumió cuando introdujo la vacuna con la Organización Panamericana de la Salud.

Para Leandra Abarca, de la Subárea de Vigilancia Epidemiológica, el cierre de los centros educativos debido a la pandemia provocó limitaciones importantes en el cumplimiento de la vacunación; sin embargo, el compromiso de los equipos locales de vacunas permitió establecer medidas para que la disminución en coberturas no fuera mayor. 

Los esfuerzos de vacunación por parte de los equipos locales y el uso de estrategias de vacunación innovadoras con los centros educativos, aunque estuvieran en modo de virtualidad, como los mensajes a madres por redes sociales, surtieron efecto y se logró alcanzar alta vacunación de niñas del grupo meta.

Las niñas con menos de un año de haberse puesto la primera dosis, por ejemplo, las que cumplieron años en el segundo semestre del 2020, todavía pueden completar la segunda dosis en el Ebais donde son atendidas.