Última Hora

Las más de 100 familias que fueron desalojadas de sus viviendas ubicadas en Finca Chánguina, en Palmar Sur, pasaron una noche más a la intemperie.

Estos campesinos aseguran que tras el desalojo sus viviendas fueron quemadas y sus cultivos destruidos.

Imágenes que hicieron llegar a Telenoticias muestran varias viviendas en llamas y otras de las que solo quedan cenizas.

Ya cumplen cinco días de dormir en un improvisado campamento con tiendas regaladas en el puente sobre el río Térraba, ahí se alimentan gracias a la ayuda de vecinos que los apoyan.

Aseguran que no se moverán del lugar hasta que no les devuelvan el terreno donde han vivido  durante tantos años.

Don Ricardo Hernández es uno de los que enfrenta estas malas noches junto a su familia. Asegura que lo que viven es una injusticia y que no permitirá que le arrebaten lo que tanto ha costado.

Desde adultos mayores hasta niños permanecen en este lugar a la espera de que pasen los tres días de plazo que se establecieron para una solución.

Estas familias esperan regresar a su techo pronto y que pase esta pesadilla que jamás imaginaron.