Última Hora

El Banco Central mejoró la proyección de crecimiento económico para Costa Rica en este 2021, pasando de un 2,6% originalmente anunciado en enero a un 2,9%.

La corrección al alza se da en medio de la coyuntura de los últimos meses y la reapertura gradual de la industria, reflejando especialmente el desempeño de empresas en regímenes especiales y sus mayores inversiones en maquinaria y equipo y en nuevas construcciones, según precisó la entidad.

La actualización, que mantiene un crecimiento esperado del 3,6% para el 2022 (aun por debajo de los números prepandemia), refleja también el crecimiento proyectado en el gasto en salud pública con la compra de vacunas, pero sopesa también una proyección aún más negativa a la estimada en el ingreso de turistas para este año.

El Central, sin embargo, condiciona esas proyecciones a dos supuestos inciertos: la contención de la pandemia en el plano internacional y local, y la aprobación del acuerdo de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional y su agenda de proyectos.

“Ese ajuste es fundamental para cumplir con los compromisos adquiridos con el FMI, y por tanto para mantener vigente el sello de confianza en las políticas macroeconómicas del país que ese convenio representa.

“(…) La ausencia de esas aprobaciones legislativas afectaría la estabilidad macroeconómica y financiera del país, vía mayores tasas de interés y posibles tensiones de liquidez y cambiarias, con efectos negativos sobre la recuperación económica y el empleo”, precisó la entidad.

Análisis actual

El Central subrayó que la economía internacional continuó su proceso de recuperación en este primer cuatrimestre del 2021, que ha venido impulsada por la flexibilización de las medidas sanitarias a partir del segundo semestre del año pasado y el inicio de la vacunación contra el COVID-19.

“Sin embargo, este proceso ha sido frenado parcialmente por los rebrotes del virus en algunos países, que ha llevado a las autoridades sanitarias a retomar las medidas restrictivas para mitigar la propagación del virus y reducir la saturación hospitalaria”, añadió.

Aún así, el comportamiento contenido de la inflación ha dado margen a los bancos centrales para mantener sus políticas expansivas, lo que favorece la economía local y lo propio para el Central.

La mejora local en la economía se ha visto reflejada en el Índice Mensual de Actividad Económica que mostró un crecimiento trimestral del 10,3%, lo mismo que una alza leve pero sostenida en la ocupación laboral, con la recuperación de 269 mil de los 504 mil empleados perdidos entre marzo y julio anterior.

“Por otra parte, las cifras fiscales preliminares para el Gobierno Central en el primer trimestre del 2021 mostraron, a diferencia de la última década, un superávit primario de 0,6% del PIB (déficit de 0,1% en el 2020), como consecuencia de un fuerte aumento en los ingresos y la contención del gasto corriente sin intereses, que más que compensaron un aumento en el gasto de capital”, citó el central.

Como dato adicional, la entidad señaló que el crédito en dólares se sigue contrayendo en e país, #lo que refleja una mejor internalización del riesgo cambiario por parte de los agentes económicos y reduce una vulnerabilidad del sistema financiero”.