La Unidad Canina de la Fuerza Pública cuenta ahora con la ayuda de “Baloo”, el nuevo perro entrenado para la búsqueda y rescate de personas.

“Baloo” es un pastor alemán de aproximadamente un año de edad y que fue donado desde cachorro por una familia costarricense a la Unidad Canina.

Este fue capacitado durante seis meses por instructores policiales del Ministerio de Seguridad Pública expertos en la materia.

El perro y su guía, el oficial Carlos Castro, recibieron el certificado de graduación este fin de semana en una ceremonia realizada en las instalaciones de la Unidad Canina en Alajuela, donde estuvieron presentes autoridades policiales y el viceministro de Seguridad Pública, Eduardo Solano.

El agente canino está preparado para iniciar sus labores, sobre todo cuando se extravían adultos mayores o niños; o bien, para operaciones policiales de personas prófugas por algún delito.

En la actividad también se reconoció el trabajo de tres oficiales que durante el año destacaron en sus funciones en el campo de la detección de drogas, armas y explosivos, por lo que se les entregó una certificación por su esfuerzo y esmero.

Este año el equipo de Instructores de la Unidad Canina, ha impartido un total de siete cursos a 18 instructores, 57 guías manejadores de canes y 21 perros que provienen de unidades como la Fuerza Pública, Policía de Fronteras, Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y diferentes policías municipales.

Además, las autoridades aprovecharon para celebrar el primer aniversario de la alianza entre la Unidad Canina y la Asociación Valientes por Siempre, que se encarga de que los perros que cumplen su jubilación en el campo policial sean adoptados por familias que les brinden cariño, alimentación, espacio físico, medicamentos y todas las garantías para que se les trate de la mejor manera posible.