Última Hora

Nacional

Baja en construcción preocupa al sector y genera desempleo

En julio del 2014, 85.317 empleados del sector construcción estaban asegurados en la Caja, pero siete meses después ese número descendió a 80.143.

Daniel Quesada 30/4/2015 02:19

La Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) ha encendido las luces de alarma, pues el sector experimenta una desaceleración sostenida de su actividad, algo que resulta en preocupantes cifras de trabajadores desempleados.

En julio del 2014, 85.317 empleados del sector construcción estaban asegurados en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), pero siete meses después, en febrero, ese número descendió a 80.143, más de 5.000 personas que dejaron de laborar.

Según datos de la Cámara, actualizados a febrero de este año, los metros cuadrados de permisos de construcción tramitados ante el Colegio de Ingenieros y Arquitectos pasaron de 6.562.451 en 2014 a 5.874.474 en el 2015, un 10,5% menos.

Para Guillermo Carazo, presidente de la CCC, esto permite prever que la actividad del sector constructivo y las cifras de empleos asociados a él se mantendrán en estos niveles al menos durante cinco meses, el lapso mínimo que tardan en ser aprobados los permisos tramitados.

“La desaceleración es preocupante, sobre todo porque la media interanual (de metros cuadrados) ha estado oscilando desde julio en un decrecimiento entre el 3% y 6%”, destacó Carazo a Teletica.com.

Sector desconfía

¿Por qué la actividad constructiva no deja los números rojos? Para el presidente de esta Cámara la respuesta se encuentra en el Gobierno, que “no genera confianza para la inversión”.

“En el último año no ha habido noticias de devaluaciones serias, las tasas de interés se han mantenido constantes, el entorno macroeconómico no es preocupante; entonces empieza a haber un análisis de que la situación a futuro será complicada”, apuntó.

El tema fiscal, considera Carazo, es uno de los que más inquieta a los constructores. Pues “con el paquete planteado empezaríamos a pagar valor agregado por bienes y servicios asociados a la construcción (…) subiría entre 8% y 10% el valor de una vivienda”.

Pese a potenciales mayores dificultades para la adquisición de vivienda y el desarrollo de proyectos a gran escala, Carazo no se dice en contra del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Eso sí, defiende uno que sea diferenciado para el sector construcción.

“El IVA incluso contribuiría a formalizar el sector, pero no podemos pasar de un impuesto de 0 a un 13% y luego 14% y 15%. Creemos en una tasa con gradualidad, que pase de cero a una que no genere contracción económica y con la que el Estado gane”, explicó.

Por ello, Carazo no cree que el impulso a la obra pública sea la única medida que muchos señalan para estabilizar al sector, pues esta representa un tercio de toda la actividad y no emplea tanta mano de obra como los desarrollos privados.

En la Cámara de la Construcción creen más bien en un recorte del gasto estatal, un análisis profundo del tema fiscal y sumar señales que sustenten un clima de confianza tanto para una familia que quiere adquirir su vivienda como para un gran constructor.