Última Hora

Un niño de dos años, quien fue llevado al hospital tras ingerir aguarrás se encuentra estable. El caso ocurrió el viernes en Aserrí.

La mamá consultó al Centro Nacional de Control de Intoxicaciones porque el menor tenía una tos persistente.

Fue valorado en el centro médico y, más tarde, pudo regresar a su casa.

El mismo día, los médicos recibieron otro reporte de un niño que ingirió diésel.

El Centro Nacional de Control de Intoxicaciones pide a los padres no dejar ese tipo de sustancias al alcance de los niños.

Para más detalles puede ver el vídeo adjunto.