Última Hora

El COVID-19 no es el único padecimiento que ha reportado un incremento alarmante en las últimas semanas: los médicos del Hospital San Juan de Dios están preocupados por el aumento de pacientes quemados. 

El reporte más reciente indica que la Unidad de Quemados, que cuenta con 16 camas, está completamente llena, incluso con un paciente en el Servicio de Emergencias.

Durante el año anterior se reportaron, en total, 140 adultos con quemaduras, mientras que este 2021 ya se reportan 44. En su mayoría, se trata de pacientes jóvenes entre los 25 y 60 años.

Según el doctor Gilberto Reyna, jefe de la Unidad Nacional de Quemados, en promedio estas personas permanecen unas tres semanas hospitalizadas, e incluso algunos llegan a estar hasta dos meses en el centro médico.


Los especialistas indicaron que el aumento se debe a varios factores, entre ellos el teletrabajo, la convivencia familiar y el mayor tiempo en casa.

Incluso se han atendido pacientes que se queman por estar bajando mangos de un árbol con un elemento incorrecto y tocan los cables eléctricos. Como este, muchos de los casos son prevenibles, por lo que instan a las personas a tener más cuidado.

Crisis sanitaria

Estos accidentes provocan que la saturación hospitalaria sea mayor, agravando la crisis del COVID-19.

Los médicos aseguran que dos de cada 10 pacientes necesitan camas en la Unidad de Cuidados Intensivos.

“Los pacientes quemados están prácticamente siendo parte de la misma atención de los pacientes COVID-19, utilizamos los mismos anestésicos, la misma cantidad de gasas, de guantes y si nosotros tenemos más pacientes en nuestro servicio son insumos que se deben compartir”, indicó Yaneth Prada, jefa de la Clínica de la Unidad.

Se han atendido dos pacientes quemados que son diagnosticados con coronavirus durante su internamiento; otros tres llegaron positivos y con quemaduras.

“Tenemos que mantener la calidad de nuestros servicios aunado a todo lo que está pasando afuera”, concluyó el doctor Reyna.