Última Hora

El Programa de Vigilancia Volcánica del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI) brindó el informe anual sobre el comportamiento que tuvieron los volcanes durante este 2018.

Nuestro país tiene actualmente dos volcanes con nivel de actividad eruptiva: Rincón de la Vieja y Turrialba, siendo este último el que presentó mayor dinamismo durante los 12 meses del año, pues generó frecuentes emisiones pasivas de ceniza debido a la subida de volumen magmático.

El reporte de la OVSICORI señala que el Turrialba emitió algún tipo de erupción por 194 días, de decir, más del 58% de los días del año, donde algunas explosiones fueron suficientemente grandes para lanzar balísticos hasta más de 400 metros alrededor del cráter.

La actividad en el Turrialba presentó una disminución desde finales de octubre, sin embargo, recomiendan no bajar la guardia en cuanto a la seguridad ya que todo volcán es peligroso mientras se mantenga activo.

El Rincón de la Vieja mantuvo erupciones freáticas de pequeñas a moderadas en agua, pero de amplitud inferior al año 2017.

En condición activa se encuentra el Irazú y Poás, aunque la actividad fue muy baja, dominada por los procesos hidrotermales y la desgasificación, aunque no se detectó ninguna erupción explosiva.

Cuatro volcanes permanecieron dormidos: Arenal, Barva, Tenorio y Plantar.

El nivel de cada volcán es revisado una vez por semana durante la reunión del grupo de vigilancia mediante estaciones sísmicas, de GPS, cámaras web y dos laboratorios ubicados en la cercanía de los volcanes que envían señales en tiempo real.

Los datos que llegan al OVSICORI en la Universidad Nacional (UNA) son analizados por académicos especializados.

Muchos de los hallazgos se publican en los medios de comunicación del OVSICORI, siendo la página de Facebook OVSICORI-UNA uno de los medios más consultados, pues un 10% de los ticos la utiliza para informarse sobre actividad sísmica de los volcanes.