Última Hora

Luego de hablar de guerra y soldados en sus redes sociales, el alcalde de Puntarenas, Wilber Madriz, aseguró que ​preparan un movimiento social para hacer ver al país la molestia que causó el veto del presidente al proyecto de pesca de arrastre y el abandono económico y social que aqueja a la provincia.

Madriz insistió en que la manifestación será "pacífica pero enérgica" y que incluso valora pedir vacaciones para concentrarse en la organización del movimiento que iniciará en las próximas horas.

Esta es la entrevista completa:

¿Por qué la molestia por ese veto a la pesca de arrastre?

Me enoja y me molesta que se nos mienta. El señor Juan Ramón Rivera, representante designado por el Poder Ejecutivo para representar al Pacífico Central, nos manifestó que el señor Presidente no vetaría la ley una vez aprobada por la Asamblea Legislativa. En una reunión que sostuvo el señor Presidente con un grupo de pescadores les manifestó a ellos que él no vetaría la ley y luego nos sorprende vetándola, eso se llama engaño, se llama mentira, se llama burla para un pueblo que estaba deseoso de que se le permitiera trabajar. El Gobierno está invirtiendo sumas millonarias dándole dinero a los pescadores de camarón que no pueden trabajar, prefiere seguirles dando 100 mil colones todos los meses con tal de que no se hagan a la mar a ganarse el sustento diario.

¿Usted estuvo en alguna de esas reuniones?

No, pero sí me lo comentó don Gerardo Marín, una persona seria y trabajadora, un porteño. Con eso y con las declaraciones de don Juan Ramón Rivera yo estaba seguro que el señor Presidente no la iba a vetar, pero me sorprendo cuando escucho la noticia.

Algunos diputados ya dan esa lucha por perdida. ¿Qué están valorando ustedes?

Ahorita estoy reunido con mi vicealcaldesa y esperando a un grupo de pescadores para ver qué acciones vamos a tomar. Por lo menos yo veo muy difícil que eso se revierta en el Congreso, pero la peor lucha es la que no se da, yo no quiero tirar la toalla aún. Yo espero el lunes trasladarme a la Asamblea Legislativa a conversar con algunos legisladores para tratar de hacerles ver que se nos sometió a estudios técnicos y científicos y luego al conocimiento de los diputados, y que tras superar todos esos obstáculos sorprendentemente es el Presidente el que nos veta la ley; pero vamos a dar la lucha, no sé hasta dónde vamos a llegar, pero vamos a darla.

¿Por qué defiende la pesca de arrastre con tanto ahínco pese a una mayoría de voces que la adversan?

La adversa gente que ni siquiera sabe qué es un bote, que no conocen ni el mar, ambientalistas que viven de los recursos del extranjero. Gente que permite que en este país se realicen actividades que dañan más que la pesca semiindustrial, gente que a través de las redes se pronuncia en contra pero se comen los platos de camarones que importamos del extranjero y que es pescado con las mismas o peores prácticas que las que nosotros pensamos usar, entonces yo no le doy mucha credibilidad a gente que opina sin saber. Yo soy porteño, tengo 67 años, descabecé camarón desde niño y tuve relación con mucha gente de barcos, entonces conozco muy bien la pesca, pero además nos sometimos a una serie de cambios en el arte para mermar la pesca incidental, y aún así el señor Presidente nos sorprende tras siete años de abandono. Me duelen los comentarios de gente que no conoce el sector, es como que yo me oponga a los ganaderos, a los que siembran papa o caña, que causan daños peores que nuestra pesca.

¿A qué se expone la provincia con el veto, según usted?

A seguir en miseria, en hambre, en falta de empleo. Sé que la pesca no iba a ser la solución, que no era la pomada canaria, pero sí iba a aliviar la falta de empleo, la falta de dinamismo de la economía en el cantón, nos iba a ayudar mucho, pero ahora volvemos a perder la esperanza y la confianza en políticos que hoy nos dicen una cosa y mañana nos dan otra, por eso es mi enojo con el señor Presidente.

Esas publicaciones suyas donde dice que suenan “tambores de guerra” ¿a qué hacen alusión?

A que despierte el pueblo de Puntarenas, cuando yo hablo de guerra y hablo de soldados no quiere decir que tienen que ser bloqueos de calles o apedrear policías, no, hay miles de formas de manifestarse, hay soldados de paz. Creo que podemos hacer una lucha sin violencia, pero sí vehemente y enérgica de manera que hagamos ver a nuestros gobernantes que el pueblo de Puntarenas se encuentra molesto y está dispuesto a luchar sin necesidad de violencia, pero que necesitamos trabajo y esa (la pesca de arrastre) era una forma honesta de llevar sustento a nuestros hogares.

¿No le preocupa que hablando de guerra y soldados se equivoquen sus palabras y se entienda como una excitativa a la violencia, siendo además usted un líder comunal?

No, para nada. Si usted ha visto las manifestaciones que se han realizado en el GAM es donde ha habido actos de violencia, aquí en realidad… bueno, aquí también ha habido, pero vamos a hacer un llamado a que nuestras manifestaciones y nuestro enojo los evidenciemos de maneras diferentes, que nuestra oposición se puede sentir de manera pacífica pero sí enérgica, de manera que nuestros gobernantes vean que hay un pueblo sufriendo y que necesita de su atención.

¿Podemos esperar entonces un movimiento social en las próximas horas por este veto?

Totalmente. Yo estoy hasta pensando si pido vacaciones para dedicarme de lleno en estos días a que este movimiento social se fortalezca, de manera que nuestros legisladores, porque es en manos de ellos que estamos, se den cuenta que Puntarenas existe y que nos están dando la espalda, nos están dando un no al derecho al trabajo y eso molesta a un pueblo sediento de ganarse su sustento honestamente.

¿Adónde se va a concentrar ese movimiento?

No sé, vamos a tomar decisiones, lo que aquí se decida eso es lo que vamos a hacer. El lunes voy a presentarme a la Asamblea Legislativa junto a alcaldes puntarenenses y a discutir estas cosas.