Última Hora

AS Puma Generaleña no se dejó morir y con un agónico gol de Alban Gómez salvó un empate 1-1 ante Herediano, que les permite mantenerse a flote, aunque solo parece alargar las penas.

Los generaleños parecen tener la suerte echada y solo un milagro los podría salvar.

El duelo ante Herediano asemejaba una final por mantener la categoría. Una derrota los dejaba al filo de la navaja, sin error a fallar.

La primera mitad fue de regular a mala, con Herediano tomando la batuta y AS Puma esperan el error para contragolpear.

La fuerte lluvia del entretiempo obligó a dar un retraso de casi media hora, pues la cancha del estadio Municipal de Pérez Zeledón se empozó a más no poder.

Ese retraso provocó un segundo aire a ambos equipos que en el complemento regalaron un juego todavía más disputado, pero esta vez marcado de emociones.

Tras dos goles anulados por ambos bandos (el primero a Jonathan Hansen del Herediano al 58’ y el segundo para los generaleños al 65’ de Jaime Valderramos), Herediano golpeó primero al 84’ con un cabezazo de Keyner Brown para poner el 0-1.

La anotación parecía la lápida del cuadro sureño; sin embargo, la pequeña figura de Gómez se agigantó y tras cazar un centro en el área y rematar, el volante se encontró el contrarremate y colocó la paridad al 88’.

Empate que le da algo de oxígeno a AS Puma Generaleña, que tiene todos los números comprados para descender en las próximas fechas, pues está a siete unidades de Limón FC en la lucha por la salvación.

Por su parte Herediano sigue dejando puntos y es sexto con 26 unidades, aún lejos de la clasificación.