Última Hora

Nacional

Aduanas retuvo más de una tonelada de mercancía no declarada para importación en enero

En este mismo mes se logró detener la importación de gran cantidad de gorras provenientes de Colombia y más de 2.600 relojes por falsificación de marca

Las acciones realizadas el pasado mes de enero por el Servicio Nacional de Aduanas dejaron más de una tonelada de mercancías no declaradas al momento de ingresar al país.

Los productos, provenientes de Estados Unidos, incluían media tonelada de cosméticos, esmaltes, cremas, tratamiento capitaar, base de maquillaje, champú y acondicionadores, que al momento de la importación fueron declarados como calzoncillos.

Según la Dirección de Fiscalización de Aduanas, con esta maniobra se pretendía evadir el pago de los impuestos correspondientes, así como otros requisitos de ley para importación como los permisos del Ministerio de Salud.

La media tonelada restante eran artículos de unas 200 personas que compraron vía internet. Todo se remitió a una dirección en Miami y el agente aduanero declaró como importación comercial de ropa, bolsos y juguetes.

Sin embargo, cuando se realizó la revisión, Aduanas determinó que se trataba de productos vitamínicos, repuestos para vehículos, cámaras para CCTV y perfumería.

“Se coordinó con el Ministerio de Salud para proceder con la destrucción de aquellos productos que no cuentan con los permisos respectivos y que ponen en riesgo la salud de la población”, informó Juan Carlos Gómez, director general de Aduanas.

El funcionario informó, además, que en este mismo mes se logró detener la importación de gran cantidad de gorras provenientes de Colombia y más de 2.600 relojes por falsificación de marca.

De inmediato se realizó la coordinación con los representantes de las marcas, quienes confirmaron esta irregularidad.

Por este hecho, los responsables podrían estar enfrentando cargos por violación a la Ley de Procedimientos de Observancia de los Derechos de Propiedad Intelectual, que se castiga con multas o con pena de prisión de hasta cinco años.

Las mercancías falsificadas fueron puestas a disposición de las autoridades judiciales para que continúe la investigación en la sede penal.