Última Hora

La Dirección General de Aduanas retuvo más de 72.000 kilos de mercancía proveniente de China que ingresó al país vía marítima.

Según las autoridades la mercadería, que llegó entre mayo y junio, no fue declarada a su ingreso al puerto de Caldera por parte del importador.

Entre las mercancías destacan tintes para cabello, esmalte para uñas, maquillaje, colonias y perfumes, ninguna contaba con el permiso de importación y los registros sanitarios. También se retuvieron bolsos, salveques y billeteras.

La maniobra, según Aduanas, pretendía evadir el pago de los impuestos correspondientes y los permisos del Ministerio de Salud, así como otros requisitos de ley para importación.

“Todas estas mercancías permanecen retenidas en la Aduana de Caldera a la espera de que los propietarios realicen la corrección de la declaración de importación. 

“Si una vez cumplidos los plazos de ley los interesados no se han puesto a derecho, los productos que no tengan prohibición para ingresar al país serán rematados por el Servicio Nacional de Aduanas mediante una subasta pública, los restantes serán destruidos”, advirtió la dirección.

La estimación de las autoridades es que el monto de impuestos dejados de pagar por estas mercancías asciende a ₡15 millones.

La dirección también informó que cerca de 2.500 artículos fueron también retenidos por falsificación, entre ellos maquillaje, lentes de sol y salveques. Esta irregularidad fue corroborada por los representantes de las marcas.

La Ley de Observancia de los Derechos de Propiedad Intelectual define penas de hasta cinco años de prisión o el pago de hasta 500 salarios base (actualmente es de ₡446.200) a quien sea detectado importando mercadería falsificada.

“Lamentablemente los intentos por evadir al Fisco son recurrentes, por eso desde el Servicio Nacional de Aduanas cada día implementamos nuevas estrategias para la detección del trasiego ilegal de mercancías, que tanto afectan las finanzas del país”, aseguró Juan Carlos Gómez, director general de Aduanas.