Última Hora

Nacional

A 16 meses de uno de los peores accidentes aéreos del país, Aviación Civil dice desconocer causas

Las autoridades de aviación confirmaron que el informe sobre este accidente en el que murieron 12 personas –10 turistas estadounidenses y dos tripulantes ticos– aún no ha sido entregado

Julio Naranjo 23/4/2019 09:01

Más de un año después de que un accidente aéreo cobrara la vida de 12 personas en Punta Islita, las autoridades de Aviación Civil aseguran desconocer aún qué provocó el fatal incidente.

La tarde de aquel 31 de diciembre de 2017 10 turistas estadounidenses y dos tripulantes ticos fallecieron en uno de los accidentes aéreos más mortíferos en la historia de nuestro país, solo superado por el ocurrido el 15 de enero de 1990 cuando una avioneta de Sansa se estrelló contra el Cerro Cedral en Escazú, cobrando la vida de 23 pasajeros.

Aquí la investigación atribuyó los hechos a las largas jornadas laborales de los pilotos y que no se siguió el plan de vuelo establecido; es decir, hubo conclusiones claras.

Sin embargo, la situación es muy diferente a la tragedia ocurrida el último día de aquel 2017, pues familiares de los fallecidos todavía no esclarecen sus dudas sobre lo que provocó el desplome de la aeronave operada por la compañía Nature Air, matrícula TI-BEI.

“El informe aún no ha sido entregado y me indican que estará listo en tres meses”, confirmó el departamento de prensa de Aviación Civil, al tiempo que señaló al órgano responsable de rendir cuentas al respecto.

Según explicaron, la investigación y desarrollo de este informe se encuentra a cargo de la Unidad de Accidentes e incidentes, la cual pertenece al Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC), que es un grupo colegiado de expertos nombrados por el Poder Ejecutivo.

En Teletica.com quisimos conocer la versión de algún representante ante la demora de la investigación, pero al cierre de la edición de esta noticia (3:30 p. m.) no fue posible obtenerla.

El suceso

La aeronave, una Cessna 208 Caravan, había partido el 31 de diciembre  minutos después de las 11:30 a. m. del aeropuerto Juan Santamaría con destino a Punta Islita, Guanacaste.

La avioneta se precipitó a tierra en una zona montañosa cerca del destino de aterrizaje y tras estrellarse se vio envuelta en llamas, por lo que las víctimas quedaron calcinadas.

En aquel momento, una versión preliminar del Cuerpo de Bomberos fue que la aeronave “colisionó contra la montaña y lo aparatoso de la escena hizo suponer que el impacto fue directo”.

El Poder Ejecutivo, encabezado por el presidente Luis Guillermo Solís, manifestó sus condolencias y apoyo a los familiares de los fallecidos.

También se ordenó la apertura de la investigación sobre las causas que desembocaron en el siniestro, investigación que hoy, después de un año y cuatro meses, brilla por su ausencia.